Río Secreto no es para todo el mundo. Ven, te explico…

Río Secreto Cancún

En Río Secreto con mis queridos amigos @cancuncanuck, @zukogirl, @masyosare y @marhubarreto, flotando panza arriba.

¿Quieres visitar Río Secreto cuando vengas a Cancún? ¡Piénsalo bien! Los seres humanos parecemos tener una tendencia natural a la destrucción del medio ambiente. Decimos que queremos escapar de la ciudad pero acudimos en masa a lugares cuya vegetación ha sido devastada, construimos enormes moles de concreto en zonas antes vírgenes, y dinamitamos cuevas antaño consideradas sagradas para hacerlas “cómodas” u operativamente convenientes.

Río-Secreto-Cancún-lavidaesviaje (28)

No conformes con todo lo anterior, arrasamos con la fauna local o la encerramos en jaulas, haciendo de la nobleza de los animales un vulgar espectáculo. Nos gustan el escándalo y la conchudez, lo inmediato. Queremos que las bebidas fluyan sin parar hasta nuestra mesa y que haya charolas rebosantes de comida por todos lados, lo mismo que baños y tiendas.

Río-Secreto-Cancún-lavidaesviaje (1)

Te decía que Río Secreto en Playa del Carmen no es para todos porque aquí no encontrarás nada de lo que mencioné en los dos párrafos anteriores. En las dos ocasiones en las que he tenido la fortuna de incursionar en este precioso sistema de cavernas, en esta increíble reserva natural, he percibido de parte de todas y cada una de las personas que ahí laboran amor por la naturaleza. Todo se ha procurado conservar tal y como se encontró originalmente, desde la más pequeña estalactita hasta los ancestrales árboles que flanquean los caminos de tierra que atraviesan este parque.

Río-Secreto-Cancún-lavidaesviaje (18)

Pero bueno, ¿qué sí es Río Secreto? ¿Por qué vale la pena hacer el viaje de poco más de una hora desde Cancún y dedicarle cuando menos tres horas y media a esta aventura? Río Secreto es un cristalino afluente que corre bajo la tierra a través de una serie de imponentes cavernas, todas ellas cuajadas de estalactitas y estalagmitas, de mayor o menor tamaño. Como anoté antes, ha sido alterado apenas mínimamente, así que dentro de Río Secreto no hay iluminación por todos lados, altos y lisos techos, ni mucho menos clima artificial, lo que le agrega ingredientes adicionales a la aventura: ingresas con un casco con lámpara integrada, traje de neopreno, chaleco salvavidas, calzado especial (incluido en la tarifa de acceso, inclusive en la entrada básica a Río Secreto) y, por supuesto, un guía que conoce el sistema de cuevas a la perfección.

Río-Secreto-Cancún-lavidaesviaje (4)

Las dos veces que he explorado Río Secreto sentí lo que de niño cuando entré por vez primera en un enorme templo, esa misma sensación que te invade cuando conoces el mar o Teotihuacán, lo mismo que sentí cuando de chiquillo me vi inmerso en las Grutas de Cacahuamilpa en Guerrero o en las Grutas de García en Nuevo León: profundo respeto y admiración. En Río Secreto me supe pequeño ante tanta belleza, pero a la vez tuve la oportunidad de sentirme parte de ella. Por unos momentos fui un visitante silencioso en el vientre materno de Playa del Carmen, por el que fluye el agua que da vida a cada rincón de esta tierra, mi tierra. Y esa experiencia es invaluable.

¿Cómo ves? ¿Crees que Río Secreto es para ti?

Río-Secreto-Cancún-lavidaesviaje (17)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Be Sociable, Share!

2 pensamientos sobre “Río Secreto no es para todo el mundo. Ven, te explico…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *